lunes, septiembre 12, 2005

3º en la Clásica Escuela especial para De Gregorio

El domingo 11 de Septiembre, en Curicó, no hubo ni homenajes al golpe militar, ni protestas con balas incluídas. Tampoco gringos cantando su himno con la bandera usandola como capa...

Hubo una verdadera fiesta del ciclismo. La gente se volcó en masa a las calles de la ciudad para ver como los ciclistas recorrían la ciudad a velocidades nunca antes vistas urbanamente. No faltó el suspenso, las caídas, los viejitos borrachos cruzándose y provocando accidentes, perros ladrando con todas sus fuerzas, sin poder entender lo que sucede.
Cada giro era una ovación y un ughhhhhhhhhh!!!, respirando aliviadamente al ver que todos pasaron y nadie se mató. Emoción, adrenalina, concentación, y velocidad fueron sólo algunos de las sensaciones que vivieron cada uno de los ciclistas.
Carreras cortísimas e intensas, donde la mayoría luchaba más por resistir que por ganar. Así se reunieron más de 300 corredores de todas categorías, sin duda los 300 corredores más valientes y hábiles de Curicó, Santiago, Linares, San Fernando, Talca e incluso de Argentina.
Precisamente fue el argentino Sergio Guille el que se llevó la etapa, tras cruzar la meta en solitario junto a Luis Morales en un apretadísimo embalaje. Unos metros más atras, Juan Pablo De Gregorio, que reaccionó demasiado tarde al ataque de los escapados, logra en solitario la tercera plaza. El resto, es historia. Una reñida y ajustadísima pelea por el 4º y 5º puesto, que en definitiva se lo llevó el inoxidable y luchador Juan Carlos Muñoz de Apícola Martínez.

En categoría federados ganó Arturo Corvalán, seguido de Enzo Cesáreo y Gonzalo Miranda.
En Juniors, Juan Cancino vilvio a subir a lo más alto, seguido de Cesar Muñoz.
En Damas, Denisse Ahumada ganó fácilmente y se consolida como una promesa del ciclismo nacional.